El conocimiento se ha convertido para la actividad empresarial en capital intangible, condicionante de ventajas competitivas. Ello enriquece y torna muy complejo el objeto de estudio de la administración, y por tanto, crea nuevos rigores y exigencias al directivo que enfrenta hoy la misión de encaminar los destinos administrativos de la empresa.

...